Home / Artículos / Cuando la excusa no es: “No tuve tiempo para trabajar”

Cuando la excusa no es: “No tuve tiempo para trabajar”

Croacia empató 1-1 con Finlandia como local y complicó sus chances de clasificar al Mundial de Rusia 2018. Al día siguiente, la federación de fútbol despidió a su entrenador, Ante Cacic, y anunció la llegada de Zlatko Dalic, más como un bombero que como un sueño cumplido. Nueve meses después, el DT llevó a su Selección a la primera final de un Mundial de su historia, demostrando que el trabajo bien hecho vale más que el tiempo que se necesita para lograrlo.

El 9 de octubre, el equipo de los Balcanes superó 2-0 a Ucrania como visitante en un duelo directo por llegar al repechaje de las Eliminatorias europeas y dio el primer paso. Después, se floreó ante Grecia con el 4-1 global para meterse entre los 32 clasificados a la Copa.

Con poco tiempo y la soga al cuello, Dalic hizo lo que tenía que hacer. Después, el sorteo le dio una mano al ubicarlo en el Grupo D con Argentina, Islandia y Nigeria, una zona que en los papeles podía sortear sin complicaciones. Y vaya si lo hizo.

Croacia ganó los tres partidos y humilló al equipo nacional con un 3-0 inapelable para quedarse con el grupo y meterse en octavos de final luego de tres Copas en las que no habían superado la primera fase.

Desde ahí, el camino fue de sufrimiento, mucha entrega y corazón. Porque el equipo balcánico superó instancia tras instancia no sin antes correr y meter mucho, llegando hasta los penales en octavos (ante Dinamarca) y cuartos (Rusia), y remontando el marcador en el alargue frente a Inglaterra en la semi, para avanzar a la primera final de su corta historia futbolera (el debut en Copas del Mundo fue en Francia 1998, donde terminaron terceros).

“Hemos venido al mundial para hacer grandes cosas”, dijo Ivan Rakitic antes del duelo con Argentina. Y tenía razón.
Lo primero que hizo el director técnico fue cambiar el esquema: del 4-2-3-1 pasó al 4-1-4-1, en el que Luka Modric y Rakitic se sacrifican menos y se lucen más, con mayor protagonismo en ofensiva que en defensa.

Es un técnico que habla con sus jugadores, pero no se deja influenciar ni armar el equipo. Mucho menos tolera las faltas de respeto a su autoridad. Como muestra basta el caso de Nikola Kalinic: el jugador se negó a jugar los últimos minutos del duelo ante los nigerianos aduciendo dolor de espalda, y Dalic no dudó y lo mandó a casa, dejando al plantel con 22 jugadores.
No es ninguna estrella adentro ni fuera de los campos, asiste a las conferencias a las que tiene que hacerlo, es cordial y amable en su trato con todo el mundo y es uno de los DTs mundialistas peores pagos, con un sueldo de 46 mil dólares mensuales.

Con 51 años y una intrascendente carrera como mediocampista (se retiró en 2000), este escorpiano nacido en lo que hoy es Bosnia-Herzegovina llevó a su Selección a un paso de quedar en lo más alto del mundo futbolero.

CON POCO TIEMPO DE TRABAJO, PERO BIEN APROVECHADO.
CUANDO LA EXCUSA ES NO TUVE TIEMPO, UTILIZADA SOBRE TODO CUANDO SE PIERDE DESPUES DE AGARRAR UN EQUIPO O SELECCIÓN.
SI SE GANA ES: “SE ADAPTARON RAPIDAMENTE A LO QUE NOSOTROS PRETENDÍAMOS”.

Sobre Prof. Rubens Valenzuela

Profesor de Educación Física, Entrenador Deportivo con especialización en Europa; ha cursado diplomados y talleres en periodismo deportivo, nutrición, prevención de lesiones, fisiología del ejercicio, entre otros. Preparador Físico de gran trayectoria quien se ha desempeñado en equipos de Uruguay, México, Perú, etc. Ha dictado a nivel nacional e internacional cursos, congresos, jornadas, charlas y simposios de prevención de lesiones, entrenamiento, planificación, psicología del deporte, metodología, etc. Creador del sitio rubensvalenzuela.com

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Translate »